domingo, 6 de agosto de 2017

MI ALMA DA A DOS CALLES.


Mi alma da a dos calles y en la arista medianera entre ellas voy a poner un balcón de esquina para recoger todos los aires, los que venga de la calle Realidad y los que empujen por la calle Ficción.



De parteluz pondré en el balcón una biznaga y los ventanales serán de libro. Para defenderlo un matacán en la segunda altura.



Cuatro gárgolas, las más espantosas, utilizaré para que por ellas desagüen los sentimientos de todas las lluvias.



En todo lo alto una crestería de encajes de piedra. Más arriba el mundo de las cigüeñas.



Cuando estas salten del tejado pinchando el cielo, con el hatillo de mis sentimientos colgado de sus picos, nadie sabrá si es niño o niña, ficción o realidad.



Y donde quiera que lo depositen brotará la incertidumbre y la emoción de lo más tierno y hermoso de mi alma….que da a dos calles.

No hay comentarios:

Publicar un comentario