miércoles, 2 de agosto de 2017

En el faro


Si supieras que estoy tan cerca volverías la cara y ,como cuando alumbras con una linterna, verías que tengo el rostro mojado.
Esta noche duermo en el faro y a cada giro de la luz te estoy enviando un mensaje.
La oscuridad los está parando uno tras otro sin que lleguen hasta tí.
Cuando llegue la Aurora serán inútiles los rayos, el faro y el farero.
Los mensajes podras leerlos otro día, todos cayeron al mar y navegan en tu busca.


Vine a no oirte.
Vine a no quedarme.
A no saber, a ignorarlo todo, a no aprender, a no despertar.
Pero vine, sin saber por qué, pero vine.

Y ahora que ya estoy despierto me vuelvo a la cama para coger el sueño, para arrugar la almohada, para decirme mil veces que no era bueno el camino para llegar hasta aqui. Con dolor ahora emprendo  despacio la vuelta.
Ni la soledad del faro, ni la del farero, ni los rayos de luz que curva la oscuridad me retienen un minuto más.
Me voy a dormir que la hora de los duendes está tocando en la puerta.



No hay comentarios:

Publicar un comentario