sábado, 29 de julio de 2017

He planchado mi sombra


He planchado mi sombra por ver si me enderezaba. Luego la he traído tan recta al suelo, con tan desmedida fuerza, que, atravesándome desde la cabeza hasta la planta de los pies, se clavó en tierra.  Ahí me tiene inmutable .Como perla de collar me siento, con dos agujeros por los que me entra y sale la noche disfrazada.
Estoy anclado y no hay mar. Tengo en el alma la amargura del café al que puse poco azúcar, el silencio de las palabras que no pronuncié y que ya asoman por el brocal del pozo. El sentimiento que pasea esta calle no se resguarda del frío, lleva fuego y me va consumiendo. No llegaré a navidad de esta guisa, al menos que el esqueleto de sombras me sostenga.

Buenos días, amigos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario