sábado, 29 de julio de 2017

Hay cosas que no te conté aún.


Hay cosas que no te conté aún, hasta asegurarme de que lo creerías. Esta mañana te desvelaré una de ellas. 

¿Te dije alguna vez que el cielo tiene agujeros? Agüeya un momento el horizonte y lo verás lleno de montañas azules. ¿Qué hacen  junto al horizonte?

Están allí para tapar los agujeros del cielo, como muebles contra una pared. Son puertas cerradas.

Del lado del mar no ocurre igual. El agua y el cielo se besan en la última línea a boca cerrada, sin resquicio alguno.

Yo estoy seguro que, traspasando la cresta de la última montaña, entraríamos directamente en la Gloria de los ángeles por cualquiera de los boquetes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario