lunes, 19 de junio de 2017


Morir. Morir.
Qué dulce no ser nada.
Apagar tu estrella.

Parar el alba.
Ser tan sólo la estela
de aquel recuerdo.

Ya no me pesa
la tierra que me cubre,
ni la lápida.

Quizás el nombre
sobre el que duerme
una flor mustia.

Morir. Morir.
Qué dulce no ser día.
Oscura noche.

No hay comentarios:

Publicar un comentario