miércoles, 7 de agosto de 2013

Para mi hijo Juan Antonio

Las dos horitas de prácticas de hoy las dediqué a Nerja-El Cañuelo. El rincón de las gaviotas es un lugar idílico excepto cuando le entra el Poniente y lo convierte en espuma de mar.